Monumentos y lugares de interes - NAVALMORAL

ESCUDO DE NAVALMORAL DE LA SIERRA
Vaya al Contenido

Iglesia de San Pedro Apóstol

 
La Iglesia de San Pedro Apóstol, fue construida en el siglo xvi, aunque su presbiterio procede del S. XV, existiendo en el archivo del Diocesano los planos y contratos, en los que se estipulan todas las condiciones detalladas y firmadas por el notario Diego Vázquez, por el Provisor General, Hernando de Biruela y el arquitecto Pedro del Valle, natural de Villacastín.
 
Su construcción comenzó el 3 de diciembre de 1563, aunque la capilla mayor de estilo gótico estaba ya construida, la iglesia mide 33 metros de largo y 15 de ancho. Dividida en tres naves, dos laterales y una central, separadas por dos arcadas de 32 pies de alto. El precio para la construcción de la Iglesia fue ajustado en 800 Ducados que equivalen a 8.232 reales, pero los documentos cuentan que hubo muchos problemas económicos, debiendo volver a tasar la obra. En el año 1.870, el notario Suárez Dávila la tasó en 1700 reales, siendo el precio final que costó.
 
El retablo construido por Gabriel Campuzano entre 1.603 y 1.611, fue mandado tasar por el escultor que realizó el retablo de Santiago de Ávila. Costó 2800 reales y se destrozo durante la Guerra Civil.

 
 
Ermita de Nuestra Señora de Aldeavieja

 
La ermita de Nuestra Señora de la Aldea o de Aldeavieja aparece citada en el siglo xv, en el Libro de los Veros Valores del obispado de Ávila, con el nombre de ermita de Santa María la Vieja, está en ruinas, cerca de la iglesia. Su primer libro de fábrica data de 1624. Era de adobe hasta que se reedificó en piedra a comienzos del siglo xviii. Tenía arcos y columnas parecidos a los de la iglesia.
 
La noche del 3 al 4 de diciembre de 1808 las tropas napoleónicas durmieron en la ermita, la quemaron y se llevaron las cosas de valor.

 
 
Ermita de San Cristóbal

 
Construida hacia 1980, se sitúa a lo alto del Puerto de Navalmoral (1514m) y el 10 de julio o el domingo más cercano la Cofradía de San Cristóbal organiza una fiesta en honor de San Cristóbal.
 
Se celebra una misa en el Puerto de Navalmoral, en la Ermita de San Cristóbal, se saca el Santo y se bendicen los coches, después se reparte limonada con galletas y se aprovecha para quedarse allí a comer, por la tarde se suelen hacer pequeños campeonatos de mus, petanca o calva y el ganador se lleva un trofeo de la Asociación de San Cristóbal.

 
 
Pilón de la Plaza Grande

 
La construcción de esta fuente fue ejecutada por Valentín San Segundo, Alejo San Segundo, Lucio San Segundo y Benedicto San Segundo en el año 1916. En aquellos años era Alcalde Guillermo Herranz.
 
Como curiosidad a destacar es la canalización de la fuente, que está construida con canales hechos en piedra labrada, desde el depósito de los perales al propio pilón de la Plaza Grande, que surtía de agua el pilón de la Plaza Chica. Esta no era potable por ser el agua sobrante del pilón de la Plaza Grande.
 
La fuente o pilón de la Plaza Chica también surtía, pero en este caso al Matadero Municipal.

 
 
La Calzada

 
Se cree que es de época romana, aunque es imposible de determinar ya que se superpone al camino antiguo a Ávila, ya mencionado en la época medieval. La calzada debe de ser más antigua ya que desaparece en lugares actualmente despoblados, de la cual sólo quedan sus límites laterales, pero que se pueden seguir perfectamente la ascensión al Puerto de Navalmoral 1.514 m.
 
La Calzada comienza a unos 500 m de la Fuente del Barrialejo, cuando se une el camino antiguo a Ávila que pasa por ella, y continúa hasta llegar al Puerto de Navalmoral. Sin embargo este no es su origen, pues la calzada continúa con dirección al pueblo, bordeando la montaña donde se encuentra el llamado Pico de los Pozuelos. Aparece otro fragmento de la calzada en dicho camino antiguo camino a Ávila, pero a su salida al casco urbano, en una zona donde se afirma que al realizar la carretera actual, aparecieron restos de una torre.

 
 
Fuente del Lejío

 
Existe una fuente en la parte norte de la iglesia a unos 50 m de la misma, llamada "El Lejío", aunque su nombre real es El Ejido de donde durante siglos se llenaban las pilas de agua bendita en la iglesia, sobre todo el Sábado de Gloria. El parroco la bendecía y se guardaban en pequeños recipientes y botellas, considerando que tenía propiedades medicinales.

 
 
Molinos Harineros

 
En la actualidad todavía quedan los restos de 3 molinos harineros de canal o de caz en las orillas del Río de Santa María y un cuarto sepultado por las aguas de la Presa de los Dos Arroyos, aunque Navalmoral llegó a contar con hasta 8 molinos de caz, según pone en su diccionario Madoz, luego cuando llegó la electricidad los molineros se bajaron al casco urbano y construyeron molinos eléctricos. Los molinos que se pueden ver son El Molino de la Madrecilla (el más moderno de mediados del s.XX), el Bajero y el Medianero que son anteriores al S.XIX y el que está sepultado por la presa es el Cimero.

 
 
 
Menhir Prehistórico de Navalmoral de la Sierra, un testimonio Megalítico en el alto Valle del Alberche

 
 
El menhir de Navalmoral de la Sierra lleva colocado más de una década en un pequeño espacio ajardinado a las afueras del casco urbano, que conforma una curva muy pronunciada de la carretera AV‑900 con dirección Burgohondo. Allí fue emplazado tras su descubrimiento casual en torno a 2009, alentado el Ayuntamiento local por las características pintorescas de la piedra. Aunque no se identificó con un menhir hasta tiempo después, el hecho de que se tomara la decisión de colocarlo en el lugar donde hoy se encuentra, ha servido para salvar la piedra, que de otro modo no habría sido identificada como un menhir, peligrando con ello su integridad.
 

 
Morfología del Menhir

 
 
Se trata de un bloque pétro aproximadamente cilíndrico, con progresivo, pero leve adelgazamiento desde la extremidad proximal (la base) a la distal. Sus dimensiones totales se estiman en 5,19 m de alto, sumando la altura visible hasta el momento (3,84 m) y los, al menos, 1,35 m que están enterrados2 . La sección es ovalada, con un perímetro de 4,55 m a 1,35 m de la base real, es decir, a ras actual del suelo; a 3,26 m desde la base real el perímetro es de 4,01 m, y a 4,61 m de la misma base real el perímetro es de 3,41 m. Estas medidas indican que hay una disminución progresiva del cuerpo perimetral del menhir desde su base a su altura máxima, que oscila desde los 3,84 m visibles en 1,14 m, probablemente algo mayor si entendemos que la base real puede ser algo más ancha que lo que se ve actualmente. El cuerpo mantiene una cierta regularidad en todo su discurso, a excepción de una significativa muesca en un tramo longitudinal de 0,70 m de longitud, que se produce a 1,40 m de la base, en la parte visible actualmente (2,75 m aproximada‑ mente desde su base real). Esta muesca tiene lugar solo en una de las aristas, provocando una concavidad de unos 15 cm de ancho sobre la línea regular del cuerpo de la pieza. La muesca está bien regularizada, de forma que no puede confundirse con un desprendimiento posterior a su talla, aunque no es descartable que obedezca en origen a un accidente en la talla que fue regularizado, en parte, después. Es decir, por razones desconocidas, fuera intencionada o casual debido al corte original de la piedra, la muesca fue regularizada en su superficie exactamente igual en la técnica que el cuerpo general de la pieza. Poco antes de la extremidad distal y en la misma línea de arista donde se producía la concavidad citada, hay otra muesca de menos impacto. El resto de las irregularidades no son significativas, por lo que hay que insistir en que se trata de una pieza a la que se dio un tratamiento externo cuidadoso y generalizado. El peso asciende a 19 tm, lo cual inevitablemente remite a inferencias sobre la conveniencia de su talla, la dificultad y logística de su transporte y todo ello, a la razón y conveniencia de llevarla a cabo, su fundamento.

Regreso al contenido